lunes, octubre 14, 2002

:::
Cuesta salvarse, pero al final lo hacemos siempre. La vida es como un rutinario juego de héroes, somos los títeres de Dios, sus bufones. Accionamos siempre al límite, para que nos vea y nos preste atención.
:::